Qué es un contrato de confidencialidad y qué fin tiene

SLEY ABOGADOS

En muchas ocasiones, las dos partes pueden tener conflictos de intereses a la hora de mantener en privado cierta información, por lo que es necesaria una herramienta donde se exija un compromiso firmado por escrito. El contrato de confidencialidad es el documento indicado para ello, utilizado con el fin de proteger los intereses de las empresas y particulares sin tener que entrar en largos periodos de negociación.

Todo sobre el contrato de confidencialidad, en Sley Abogados

Qué es un contrato de confidencialidad 

El contrato de confidencialidad es un documento a través del cual dos partes se comprometen a proteger y no revelar al público cierta información señalada en el propio contrato. Se suele utilizar, por ejemplo, cuando las empresas van a poner en marcha alguna gran acción comercial, como el desarrollo de un nuevo producto en el mercado, y quieren evitar filtraciones públicas del proceso.

En cualquiera de los casos, es conveniente que los profesionales de cualquier sector redacten un modelo de contrato de confidencialidad entre empresas, con el fin de evitar retrasos en las negociaciones con todas las partes implicadas en el proceso. Gracias a la protección de este tipo de contratos, se evitan conflictos y se protegen los intereses de los negocios implicados.

Funciones del contrato de confidencialidad

  • Definir con precisión qué información concreta puede ser divulgada y cuál no. Para ello, en el contrato se define específicamente la información clasificada como confidencial, la cual se establecerá tras previa negociación entre las partes. 
  • Proteger la información que no deba conocer una tercera parte. En caso de que se llegue a un acuerdo de confidencialidad y alguna de las partes revele la información a un tercero, el perjudicado tiene el derecho de reclamar el incumplimiento de lo acordado y solicitar una indemnización por daños y perjuicios.
  • Prevenir la pérdida de derechos de propiedad intelectual, como patentes. Es uno de las razones por las que las empresas, tanto grandes como pequeñas, hacen un uso muy frecuente de este tipo de contratos.

Información requerida en el contrato

Pese a que la información clasificada como confidencial es de previo y mutuo acuerdo entre ambas partes (por lo que el contenido de cada contrato varía en función del caso), existen ciertos datos imprescindibles en cualquier contrato de confidencialidad modelo:

  1. Información que se quiere proteger por ambas partes.
  2. Individuos o grupos a los que les afecta el contrato de confidencialidad (si es a un departamento concreto, el documento se suele adjuntar al contrato de trabajo de cada miembro).
  3. Penalización a afrontar tras un incumplimiento. Siempre que no vaya en contra de la Ley, se puede elegir cualquier sanción que imponga la normativa actual, o bien especificarse de mutuo acuerdo.
  4. Validez del contrato. En muchos de los casos, el contrato de confidencialidad sigue siendo válido aunque alguna de las partes ya no trabaje para la empresa o no intervenga en los procesos a asegurar, con el fin de proteger la información.

El contrato de confidencialidad es un documento imprescindible de cara a proteger los proyectos y futuros lanzamientos que una empresa tenga en desarrollo, por lo que tener un modelo preparado es fundamental a la hora de evitar retrasos y agilizar las negociaciones.

Consulta nuestra entrada del blog sobre protección de datos en la empresa, si quieres conocer más sobre temas relacionados.

En Sley Abogados te asesoramos en todos los pasos a tomar. Ponte en contacto con nosotros y te daremos más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Necesitas un abogado en Madrid?

Sley Abogados Contacto

Contacta con nosotros

Categorías

Ir arriba

SLEY ABOGADOS