Domicilio social y fiscal: qué son y en qué se diferencian

SLEY ABOGADOS

Cuando se crea una nueva empresa, pueden surgir dudas en relación con el domicilio social y fiscal. Esto se debe, ya que, en ocasiones, coinciden en la misma ubicación y otras veces son direcciones distintas, por lo que puede resultar complicado si no se conocen las diferencias. 

Qué es el domicilio social

El domicilio social habitualmente es el lugar desde donde se administra y dirige la empresa. Puede ser diferente de la ubicación del local comercial, o tienda, en su caso. 

En la Ley de Sociedades, se encuentra definido el domicilio social como aquel en el que se halla su administración y dirección, o donde se encuentre el principal establecimiento o explotación. 

El domicilio social es algo exclusivo de las empresas, las personas físicas no tienen que tener uno fijado. 

¿Y el domicilio fiscal?

La Agencia Tributaria define el domicilio fiscal como el lugar donde puede localizarse al obligado tributario cuando se relaciona con la Administración Tributaria y que determina a qué oficina tributaria está adscrito. Es el lugar donde se reciben las notificaciones por parte de la administración. 

Por tanto, podemos decir que el domicilio fiscal es el lugar donde se encuentra establecida una persona, ya sea física o jurídica, de forma legal y desde donde ejerce sus derechos y hace frente a sus obligaciones fiscales. 

Diferencias entre domicilio social y fiscal, en SLEY Abogados

Diferencias entre el domicilio social y fiscal

Aunque puedan parecer lo mismo, existen diferencias entre domicilio social y fiscal. Son muy sutiles, debido a que en la mayoría de empresas ambos domicilios coinciden y solo afectan a las sociedades mercantiles. La definición de cada uno de ellos se encuentran en leyes distintas. El domicilio social se encuentra recogido en la Ley de Sociedades y el domicilio fiscal en la Ley General Tributaria. 

La principal diferencia es que el domicilio social es la ubicación donde se desarrolla la actividad de la empresa y el domicilio fiscal es el lugar donde se reciben las notificaciones de la Agencia Tributaria. 

Otra cuestión que difiere en los dos conceptos es que el domicilio social es de conocimiento público y el domicilio fiscal es un dato privado de cada empresa. Para entender claramente las diferencias entre el domicilio fiscal y el domicilio social, vamos a verlo con un ejemplo. 

Una empresa se dedica a la venta de chaquetas; las chaquetas se venden en un local situado en una de las principales vías comerciales de Madrid, pero la dirección y la gestión administrativa se llevan a cabo en un edificio de oficinas ubicado a las afueras. 

En este caso, el domicilio social será la oficina y el domicilio fiscal podrá ser el mismo que el social. No obstante, si el administrador lo desea podrá seleccionar el edificio a las afueras como domicilio fiscal

Aunque puedan parecer similares, existen diferencias entre domicilio social y fiscal. El domicilio social es el lugar donde se administra y dirige la empresa, es de conocimiento público y exclusivo de las sociedades mercantiles. En cambio, el domicilio fiscal es el lugar donde se reciben las notificaciones de la Agencia Tributaria y es un dato privado. En muchas ocasiones ambos domicilios coinciden. 

Si aún tienes dudas acerca de los dos tipos de domicilios o de cualquier tema relacionado, en SLEY Abogados, resolvemos tus dudas gracias a nuestro equipo profesional de Derecho Mercantil y Concursal. No dudes en contactarnos.

En Sley Abogados te asesoramos en todos los pasos a tomar. Ponte en contacto con nosotros y te daremos más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Necesitas un abogado en Madrid?

Sley Abogados Contacto

Contacta con nosotros

Categorías

Ir arriba

SLEY ABOGADOS